Las 3 bases del Liderazgo Asertivo

Conexión.

“A la gente no le importa cuánto sabes, hasta que saben lo mucho que te importan”

-JIM KWIK-

Quien no se conecta no es seguido. La conexión es un acto intencional, eso quiere decir que elegimos hacerlo o no.  Tiene un componente consciente, en el cual decido estar presente e interesarme por lo que le pasa al otro. Igualmente, está condicionado por elementos inconscientes, aprendidos a través de la experiencia y creencias arraigadas acerca de la manera de relacionarnos con la gente.

Cuando falta esa sensibilidad, la gente queda desconectada y tiende a interpretar mal los sentimientos ajenos. Hace uso de una franqueza automática e inoportuna, o por el contrario acude a la indiferencia frente a lo que le sucede a la otra persona, eliminando así la afinidad.

Recuerda una persona que se haya interesado por ti, ¿cómo era su mirada, sus gestos, su tono de voz, cómo te hizo sentir?.  Ahora, revisa lo que comunican los grandes líderes, ¿cómo es su lenguaje corporal, cómo se relacionan, y qué hacen para que la gente se interese en sus ideas?

En contraste, ¿si pudieras recordar un líder o político cuyo lenguaje corporal te produzca desconfianza, y desconexión, veas falta de coherencia y por ende no se escuche sincero? ¿qué rasgos puedes identificar de su lenguaje no verbal?, ¿cómo es su tono de voz, su mirada, los gestos?.

Regla de oro: “Trata a los demás como te gustaría que te traten a ti”.

Comencemos por revisar las Emociones y el Cuerpo de la Conexión en el Liderazgo.

Las Emociones de la Conexión.

 

Los grandes líderes saben que antes de pedir algo a las personas deben tocar sus corazones. Esta es la base de la ley de la conexión. Un líder no puede hacer que sus seguidores actúen si antes no conmueve sus emociones.  

El primer paso para convertirte en un Líder Asertivo que inspira y conecta con su gente, es trabajar en tu consciencia emocional. Reconocer como te sientes, y ser capaz de nombrar lo que te pasa, comprender a que acción o reacción te lleva, para poder gestionarla de una manera eficaz.

No existe una acción, algo que hagamos que no esté precedido de una emoción. Emoción proviene del latín emovere, que significa e-(fuera) y movere-(mover), es decir lo que nos mueve hacia afuera. Así, por ejemplo, cuando sentimos confianza se nos facilita acercarnos, contrario a cuando lo que experimentamos es desconfianza, probablemente tendamos a alejarnos.

Vamos sólo a nombrar, por ahora, algunas emociones que hacen que la gente quiera acercarse, confiar y comprometerse con sus líderes. Más adelante profundizaremos en cada una de ellas para re-significarlas y entender para qué son importantes:

  • La empatía, y simpatía, son nuestro radar social, van siempre acompañadas de la humildad.
  • La confianza.
  • La pasión y el entusiasmo.
  • La autenticidad, que significa actuar en coherencia sobre lo que pienso, digo y expreso con mi cuerpo.

 

En contraste, podemos reconocer otras emociones que limitan la conexión y por ende la capacidad de liderar. Ellas son:

  • La desconfianza que se traduce en exceso de control.
  • El perfeccionismo que proviene de la inseguridad.
  • El escepticismo y pesimismo.
  • La soberbia.
  • La terquedad.
  • La culpa, y la vergüenza
  • La antipatía

El Cuerpo de la Conexión.

 

La credibilidad que tiene un líder proviene de lo que demuestra en su día a día, y el lenguaje no verbal es parte de ello.

El 93% de la comunicación que transmitimos es No Verbal. Así que, el cuerpo de la conexión es evidente, se reconoce, pues transmite sinceridad, seguridad y confianza.

¿Qué sucede si lo que decimos no coincide con lo que comunica nuestro cuerpo?.  Tu equipo nota incoherencia entre lo que está escuchando y lo que ve con sus propios ojos.  A veces son gestos muy sutiles, normalmente realizados de manera inconsciente, pero la gente notarán que hay algo que no encaja, incluso si no son capaces de determinar qué es. Eso genera desconfianza o duda sobre la sinceridad de tu mensaje.

Difícilmente habrá equipo si la comunicación no funciona, serán simplemente un conjunto de personas que trabajan juntas. Igual que no serás un líder si no sabes transmitir tus ideas, conocimientos, estrategia, y visión.  Cuando un líder no sabe comunicarse con su equipo, este tiende a perder el foco, no tener claros los objetivos y, lo que es más importante, no saber por qué hace las cosas.

Si deseas aprender más acerca del poder de transformar nuestra mentalidad a través del cuerpo, te puedo recomendar esta charla TED de Amy Cuddy «El lenguaje corporal moldea nuestra identidad». Chequea, de qué te das cuenta en el minuto 15, y qué le pasa a tu cuerpo, qué sensaciones aparecen en el minuto 18.

Escucha.

Diseño sin título (1)

“Tenemos dos oídos y una boca, para que escuchemos más de lo que hablamos”

ANÓNIMO

La comunicación efectiva comienza por La Escucha. Antes de saber hablar, necesitas aprender a escuchar.

Pero, ¿Por qué nos cuesta tanto Escuchar?

La respuesta es que no estamos diseñados para hacerlo, a la mayoría nos gusta hablar, opinar, y que nos escuchen. Los estudios neurocientíficos han demostrado que hablar de nosotros mismos, activa áreas del cerebro relacionadas con el placer.

La mayoría creemos que sabemos escuchar, pero lo que generalmente nos pasa es que mientras el otro habla, nuestra mente está en otro lugar, sea que ya estamos preparando la respuesta que nos de la razón, o plantear cómo lo podríamos hacer mejor nosotros.  Situando nuestra atención en lo que nos gusta o disgusta del aspecto físico del otro, hay quienes incluso dicen estar escuchando cuando su atención está en el celular.

El ruido mental limita la capacidad de escuchar y estar presentes, y como resultado nuestra comunicación se debilita, el mensaje pierde su impacto y el encuentro se torna superficial, sin sentido y una pérdida de tiempo.

Escuchar = Percibir (oír y observar) + Interpretar.

 

En la Interpretación creamos una brecha en la comunicación.

Lo que el otro quiere decir vs lo que entiendo.

Lo que quiero decir vs lo que el otro entiende.

 

4 Pasos para reducir la brecha. 

 

  1. Verifica lo que escuchas (tu interpretación).
  2. Comprende las inquietudes del otro, empatiza.
  3. Pregunta antes de asumir una postura.
  4. Percibe las señales no verbales del otro (lenguaje corporal y emocionalidad).

“Escuchar es una habilidad que se aprende, y una actitud que se elige en la conversación»

Calma.

Diseño sin título

No te propongo que te conviertas en el maestro ZEN, personalmente creo que nuestros instintos primarios son necesarios. Creer que la felicidad y la tranquilidad está en un estado de Paz continua, es una utopía.

Lo que te planteo cuando hablo de Calma en el Liderazgo, es de mantenerte en conexión con todo lo que te sucede, en un estado de mayor consciencia y responsabilidad sobre tus propias decisiones. Es un estado de acción en el que se elige. Mantener la calma cuando todos están ansiosos, o rabiosos, requiere de tu autoconocimiento.

Corporalmente la calma de la que te hablo se parece más a la que usan los deportistas, especialmente quienes practican artes marciales. El método de La Relajación Dinámica (RDC – Método Sofrológico), te propone usar conscientemente la respiración, percibiendo positivamente tu cuerpo, mente y aceptando el estado emocional del momento. Al practicarlo, logras descubrir y conquistar tu mundo interior, alcanzar una seguridad en ti mismo, y a conquistar una vida más serena, sana y equilibrada.

¿Deseas conocer y profundizar en las bases del Liderazgo Asertivo?

Inscríbete al Entrenamiento Gratuito El Líder Asertivo.

asertivo

¿Qué es El Entrenamiento Gratuito El Líder Asertivo?

 

Es un entrenamiento en el que recibirás una serie de mensajes vía correo electrónico, con consejos prácticos y recursos útiles para apoyarte en tu desarrollo como líder, que podrás completar y aplicar a tu ritmo.

Este entrenamiento te dará herramientas para lograr con tu gente un mayor compromiso, motivación, y por ende mejores resultados.

    Al enviar tus datos aceptas términos y condiciones de acuerdo con la política de protección de datos personales

    Sin comentarios

    Publica un comentario